Cámara rápida

Una cámara de fotos sirve la mayoría de las veces para congelar el tiempo, para detener el movimiento. Nos deja ver cosas que no podemos ver a simple vista, cosas que suceden tan rápido que se nos escapan.
Pero no sólo se nos escapan las cosas que suceden rápido. Hay movimientos que son tan pero tan lentos que no los vemos. Sabemos que las nubes se mueven porque cuando miramos el cielo en dos momentos distintos nos damos cuenta de su cambio de posición, pero cuando las miramos fijamente parecen quietas.

Las cámaras de fotos también sirven para capturar estos movimientos. Una cámara fija puede tomar fotos del mismo paisaje durante varios minutos. El chiste es disparar la cámara en intervalos fijos (pueden ser unos segundos o algunos minutos). Después queda únicamente usar las fotos para generar una película. El proceso es similar a la grabación en cámara lenta, pero al revés (claro que para grabar en cámara lenta hay que usar filmadoras carísimas).