Analógicas

Existen dos muy buenas razones para sacar fotos analógicas. La primera es volver a acostumbrarse a los resultados no instantáneos, a esperar terminar un rollo para poder ver qué fotos sacaste. La segunda el hecho de que el costo de cada exposición hace que pienses más cada toma. Es una experiencia distinta.